Tipos de cobertura (segunda parte)

   Para finalizar, les traemos cuatro ejemplos más de coberturas que les ayudarán a proteger ese suelo tan importante. ¿Listos? Aquí van:

    • Piedras:
      • La piedra, es un material fácil de conseguir en ferreterías o localmente, dependiendo de dónde vivan. En nuestro caso lo preferimos para cobertura en caminos, o bordes. En días soleados las piedras tienden absorber mucho calor que eventualmente pasarán al suelo, incluso cuando el sol se haya ido. Siendo así cumple gran parte de las funciones de la cobertura, con la desventaja de un efecto de calentamiento sobre la superficie.
    • Paja o zacate cortado:
Cobertura gruesa a base de paja.
      • Unas de las mejores opciones a nuestro criterio. La paja o el zacate cortado y seco (no utilizar zacate estrella (Cynodon plectostachyus) u otros de fácil reproducción y propagación) son excelentes coberturas, ya que se enredan entre ellos mismos y se hacen alfombras de poco peso, densas, pero al mismo tiempo de mucha porosidad. Esto hace que el crecimiento de hierbas sea difícil, pero que la filtración de agua sea adecuada. Además, en nuestra experiencia, los hongos benéficos sueles reproducirse más rápidamente en esta materia y, eventualmente, cuando se mezcla con el suelo, todos estos microorganismos se mezclan con la tierra dándole una vida más rica y completa. Para finalizar, esta cobertura puede incorporarse también en una capa mayor, para utilizar en técnicas de cero escavado.
    • Materia orgánica:
Cobertura con materia orgánica,
principalmente hojas de palma
      • En esta categoría hablamos de una gran cantidad de plantas, que al podar, nos dan material útil para el fin de cobertura. Utilizar podas de plantas medicinales puede ser beneficioso a nivel de control de plagas, ya que los olores confunden a los insectos. Por otro lado, hay cultivos de mucha hoja, que pueden cubrir un gran área con poco material. Las principales recomendaciones del caso serían: no usar material enfermo (con hongos o alguna plaga), ya que es probable que este contamine las plantas cercanas. La segunda recomendación: no utilizar material verde que pegue fácil por esqueje o estaca, ya que nuestra cobertura podría terminar sacando raíz y creciendo (ejemplos: cucaracha (Zabrina pendula)  hierba buena, buganvilia…). La última sugerencia: no utilizar hojas de vegetales que se pudren fácilmente, en lugares húmedos, o en tiempos de mucha lluvia. Hojas similares a las de lechuga, mostaza o acelga, podrían podrirse, siendo cobertura, y afectar a los cultivos cercanos.
    • Cobertura viva:
Cobertura de capuchina.
    • Otra de nuestras favoritas. La cobertura viva se crea a base de plantas rastreras que, además de producirnos alimento, o medicina, también nos ayudan a proteger el suelo. Un típico ejemplo de esta cobertura sería la combinación maíz, frijol y ayote, donde este último servía de cobertura. Otras coberturas más fuertes, utilizadas para recuperación de suelos y mantenimiento de lotes en fincas sería el frijol mucuna (Mucuna pruriens). Pero para no complicarnos con plantas muy específicas, algunas coberturas vivas fáciles de utilizar serían: la cucaracha, la hierba buena, el ayote (Cucurbita sp.), la Capuchina (Tropaeolum majus). Aquí pueden imaginar todo lo que quieran, si es rastrero, probablemente sirve. Sin embargo, tengamos cuidado. Analicemos nuestras siembras y tomemos en cuenta que algunas rastreras pueden invadir el espacio de plantas pequeñas obstruyendo la luz o limitando el crecimiento.
   Por último, queremos invitarlos a revisar la lista adicional de opciones creativas para coberturaasí como la publicación sobre los materiales que no se deben utilizar como cobertura y sus respectivos detalles. Esperamos esta información sea de utilidad para todos ustedes y recuerden: entendiendo cómo funciona la naturaleza, nuestros sistemas pueden ser mucho más eficientes y amigables con el ambiente. Si tienen alguna duda más específica sobre esta información, no duden en escribirnos.

Tipos de cobertura (primera parte)

   En la publicación anterior hablamos de lo que era una cobertura y cómo nos podía ser útil. Como dijimos, esta nueva publicación viene a presentar algunos ejemplos que pueden utilizar en sus huertas, jardines o maceteros:
    • Hojas de bambú: 
      • Recomendadas por su peso y estructura anatómica. No se vuelan tan fácilmente y tienen mayor duración que la hoja de bosque caducifolio tropical. Son muy fáciles de conseguir en grandes cantidades donde sea que haya bambú (orillas de ríos, parques, universidades…)
    • Hoja caduca: 
      • Recomendada por el aporte nutricional al suelo y su rápida descomposición. Se vuela fácilmente. No se recomienda poner grandes cantidades cerca de troncos de árboles jóvenes por riesgo de producir hongos que lo afecten durante su descomposición.
    • Cartón:
Jardín con cobertura a base
de cajas de cartón.
      • Se debe utilizar cartón color natural, con poca impresión, sin cintas adhesivas o grapas. Si se consiguen pedazos grandes, es muy eficiente eliminando grandes áreas de hierbas o zacate no deseado. Se recomienda (si tiene letras) utilizarlo boca abajo, por cuestiones estéticas. Es pesado y normalmente no vuela fácilmente. También sugerimos mojarlo después de puesto para que se adapte mejor a la topología. Dependiendo de la persona, esta opción puede parecer poco atractiva, en ese caso puede combinarse con alguna otra cobertura en una segunda capa, que tape el cartón.
    • Papel periódico:
Jardín protegido con cobertura
a base de papel periódico.
      • Si tienen grandes cantidades de papel periódico dando vueltas por ahí, utilizarlo como cobertura puede ser una buena opción. La ventaja es que el material es fácil de conseguir en volumen y se puede cubrir un gran área con este. Además, su densidad lo hace eficaz en la eliminación de hierbas o zacates no deseados. claro, en este caso se requieren varias capas para evitar que la luz penetre y permita cierto crecimiento de la vegetación cubierta. Por otro lado, su poco peso lo hace difícil de trabajar en lugares ventosos o con mascotas que lo desordenan fácilmente. Sugerimos dos soluciones para esto: mojar el periódico conforme lo van poniendo, para hacerlo más pesado y que se adapte a la topología y/o combinarlo con alguna otra cobertura que le de peso.
    • Aserrín:
Aserrín.
      •  Fácil de conseguir en grandes cantidades y su densidad ayuda a cubrir área más rápidamente. No lo recomendamos pues, dependiendo del tipo de madera puede modificar el pH del suelo. Además, es recomendable solarisarlo y dejarlo “añejar” para que pierda ciertos aceites que pueden dañar los cultivos. También puede convertirse en un tipo de masa que evita una buena filtración del agua y por último, exige una cantidad considerable de nitrógeno durante su descomposición, el cuál podría ser tomado del suelo, creando una deficiencia en nitrógeno.
    • Borucha:
Borucha utilizada como
cobertura en un jardín.
    • Relativamente fácil de conseguir en grandes cantidades, pero comparte muchas características del aserrín. El tamaño hace de la borucha podría calificarlo como un buen material para darle estructura al suelo, sin embargo no lo recomendamos para cultivos pequeños, sino más en rondas de árboles. Siempre se debe procurar no revolverla con la tierra para que no consuma el nitrógeno. Si se pudiera, igual que el aserrín, dejar añejar por un tiempo (dependiendo del tipo de madera, puede ser hasta un año), aplicarlo de esta forma sería mejor.
   Si les pareció interesante esta lista, definitivamente tienen que ver la segunda parte, donde seguiremos hablando de más opciones de cobertura. Como dijimos anteriormente; ¡hay que ser muy creativo en este tema!

¿Qué materiales no utilizar como cobertura?

   Si ya vieron nuestra publicación sobre los tipos de cobertura, tal vez habrán quedado con la duda de algunos materiales que dejamos por fuera, comúnmente (o no tanto) utilizados con las mismas funciones a niveles más comerciales. Para aclarar dudas y prevenir eventuales problemas les presentamos la lista de coberturas que, para nosotros, no califican como buenas opciones:
    • Tela de jardín:
Ejemplo de tela de jardín
      • Muy utilizada por empresas de decoración y diseño de jardines, la tela de jardín evita la respiración y evaporación del suelo creando un tipo de sauna. Además, al irse desintegrando, pequeñas partículas plásticas se incorporarán a la tierra. Al calentar continuamente el suelo, y evitar el contacto con el agua, este se va compactando y dejando de ser un medio adecuado para la vida microbiana, de insectos y lombrices. Por último, la instalación es lenta y toma tiempo, si uno quiere hacer bien los contornos.
    • Plástico:
      • No importa si es negro, verde o blanco, el plástico termina siendo una opción parecida a la tela de jardín, con la desventaja de que es menos denso y probablemente necesiten poner más de una capa. Además, suele no ser muy resistente, lo que hará que fácilmente se rompa creando una ventana para el crecimiento de zacate o hierbas no deseadas. Se irá desintegrando, contaminando el suelo, además de calentarlo mucho, compactarlo y por lo tanto eliminando la vida del suelo.
    • Telas sintéticas:
      • Compartiendo ciertas características del plástico, las telas sintéticas pueden desteñir colorantes artificiales y otras clases de químicos utilizados durante su fabricación, por la exposición perpetua a factores climáticos como el sol y la lluvia.
    • Hule:
Hule de llantas triturado para
utilizar como cobertura.
      • Al igual que varios anteriores, el hule está fabricado a partir de petróleo, su lenta descomposición irá provocando una contaminación del suelo con metales y químicos peligrosos como el zinc. Además, triturar hule o encontrarlo triturado no es tarea fácil.
    • Papel o cartón blanco:
      • Estos materiales, para obtener esa coloración no natural, pasar por procesos de clorado. Probablemente habrán visto a personas lavando pisos, baños y hasta aceras con cloro ¿Con qué propósito? Que este limpio por un lado, pero más específicamente el cloro es letal para muchos microorganismos y, al igual que puede ser útil deshaciendo se bacterias en los azulejos de la ducha, lo será en cualquier lado, sea vida microbiana buena o mala. Siendo así, la exposición al agua, irá lavando y desintegrando ese papel poco a poco afectando la vida en el suelo. Es cierto que será un proceso muy lento, pero si tenemos otras opciones, mejor utilizarlas.
    • Hojas de coníferas:
Ejemplo de bosque de coníferas, con
una alfombra de hojas.
    • Las coníferas se podría decir que son estos árboles con hojas en forma de agujas; ciprés, pino… Estos árboles tienen aceites que perjudican el suelo, cambian el pH y terminan espantando a la vida beneficiosa que puede haber en nuestros jardines. Además, puede llegar a quemar plantas que tengan en contacto. Si ven un bosque de cipreses, la alfombra que producen en el suelo siempre está bastante seca y árida.
   En fin, estas son algunas malas ideas para tratar de proteger su suelo. Seamos creativos pero tomando en cuenta el origen y composición de nuestros materiales fuente. Si conocen algún otro material que hayan visto utilizado como cobertura y que definitivamente les parece que no debería serlo, escríbanos para agregarlo a la lista!

¿Qué es la cobertura (“mulch”)?

¿Qué es el mulch, en permacultura? 

¿Prefiere escuchar una versión audible de esta publicación? Haga click aquí.

Como en Permacultura imitamos la naturaleza, el mulch o cobertura (también llamado “alfombrado” o “mantillo”) es una técnica utilizada para proteger y recuperar muchas características del suelo. Más detalladamente algunas funciones podrían ser las siguientes:
  1. Proteger el suelo de la erosión por viento, sol y lluvia.
  2. Evita el crecimiento de hierbas no deseadas: la sombra que produce la cobertura evita que crezcan plantas que uno no ha sembrado y que pueden llegar a ser invasivas. 
  3. Mejorar la estructura del suelo, lo cual facilita la filtración de agua, que a la vez mantiene el suelo húmedo durante más tiempo. De esta forma se requiere menos irrigación. Una ventaja importante en estas épocas de verano y de poca agua.
  4. Provee abono 100% natural al suelo: al descomponerse hojas y ramas crean abono de primera calidad y de acceso directo para las plantas. Da habitad y protege a los organismos en el suelo, los cuales trabajan en simbiosis con hongos y plantas para favorecer su crecimiento y contenido nutricional.
  5. Protege el terreno del calor: las raíces de las plantas son muy sensibles al calor y un suelo caliente puede dificultar o evitar el crecimiento de una planta.
  6. Disminuye el salpique: en tiempos lluviosos las gotas salpican al chocar contra la tierra, pringando las plantas cercanas. Esta es una de las mayores causas de proliferación de hongos en muchos cultivos. La cobertura suaviza la caída de gotas o las atrapa para disminuir o eliminar el salpique y con ellos muchos problemas en la huerta.
  7. Aumenta la vida en el suelo: la cobertura crea un micro-clima de humedad y frescura justo sobre la tierra, siendo esto un ambiente propicio para un mejor crecimiento y reproducción de insectos, lombrices, hongos y bacterias que pueden ayudarnos a proteger nuestros cultivos. Esta vida también contribuye a mejorar la estructura del suelo.
  8. Entre muchos otros…
En un suelo desprotegido se ven todo tipo de problemas: erosión, pocos
nutrientes, plantas débiles, raíces descubiertas, entre otras.
   Hay muchos materiales que podemos utilizar como cobertura. Recomendamos ser muy creativos para encontrar esos recursos locales, inocuos y fáciles de aplicar.

     En nuestro siguiente artículo hablaremos de varios materiales adecuados, así que estén atentos a esta publicación.


Cobertura; opciones creativas

   Si ya leyeron la publicación “¿Qué es la “cobertura”, “mantillo” o “mulch”, en permacultura?“, esta viene a ser una pequeña lista adicional de alternativas para la cobertura. Hemos querido proponer soluciones para casos específicos, donde podemos reutilizar ciertos materiales. Al fin y al cabo, hay tantas opciones para hacer coberturas como materias orgánicas existen. A continuación las ideas:

  • Cáscaras de maní: Después de una fiesta con piñata, siempre habrán cáscaras de maní que podemos recolectar.
  • Palillos de dientes: Si en sus casas acostumbran a usarlos, ¿porqué no ir guardando y utilizar en macetas?
  • Corchos (naturales): este material ha resultado bastante bueno aislando el calor directo provocado por la luz del sol.
  • Tela: esta no la hemos probado en nuestros proyectos pero hemos visto que parece ser una buena solución para esa ropa vieja que ya ni para regalar serviría. Eso si, debemos estar seguros que son fibras naturales: seda, algodón, yute o lana.
  Día a día seguimos probando nuevos materiales para cobertura, si usted conoce alguno que no hayamos sugerido, ¡por favor cuéntenos para poder compartirlo! Hay tantas opciones, que hablando de coberturas se nos puede ir todo un día.